La playa de Castelldefels estará cerrada durante la noche de Sant Joan

El Ayuntamiento pide a la población que celebre la verbena en el ámbito familiar y evite aglomeraciones.

Durante la verbena de San Juan no se podrá acceder a la playa de Castelldefels. El Ayuntamiento ha decidido cerrar la playa durante la noche del 23 de junio y garantizar de esta manera que no se producen situaciones de aglomeraciones de personas en la franja costera de la ciudad.

La Policía Local instalará, controles en las vías de acceso rodado a la playa: la avenida República Argentina, la avenida de la Playa, la avenida del Canal y la avenida de la Pineda. Se trata de los cuatro accesos principales a la franja costera del municipio, de cinco kilómetros de longitud. De este modo, se blindará la zona litoral de la ciudad a la llegada de vehículos. Previamente, quien se haya desplazado a Castelldefels con la intención de pasar la verbena en la playa del municipio habrá encontrado con controles policiales en las salidas de la autopista C-32 y la autovía c-31.

Para cerrar el operativo, el Ayuntamiento de Castelldefels espera contar con la colaboración de Adif. El consistorio ha pedido al gestor de las infraestructuras ferroviarias que no se detenga ningún tren en la estación Playa de Castelldefels después de  las 21 horas, la hora prevista para activar los controles policiales. Habitualmente, unas 7.000 personas utilizan esta estación para llegar a la playa de Castelldefels.

En este operativo, ya están asegurados 200 agentes de Policía Local, Mossos y seguridad privada. Al despliegue policial se sumarán efectivos de Protección Civil que velarán para que se respeten las normas seguridad sanitaria. Sin embargo, el Ayuntamiento considera que para asegurar el objetivo de blindaje de la playa esa noche será necesario un refuerzo importante por parte de la policía catalana y es por ello que ha pedido 400 agentes más.

El dispositivo utilizará medios tecnológicos, como el vuelo de drones y cámaras de control de aforo, para detectar posibles aglomeraciones de personas en la playa. También se está trabajando con el Ayuntamiento de Sitges en la adopción de un operativo policial conjunto en el paseo Marítimo, donde limitan las dos poblaciones, en una continuidad urbana y litoral que une los términos municipales.

La alcaldesa de Castelldefels, Maria Miranda, ha apelado a la responsabilidad de la población para que «evite aglomeraciones y disfrute de una verbena cívica y familiar«. La alcaldesa ha señalado que en los últimos meses «hemos hecho un gran esfuerzo colectivo para luchar contra el virus y ahora no nos podemos relajar; debemos respetar las indicaciones de los cuerpos de seguridad y seguir las normas de convivencia y seguridad sanitaria «.

El Ayuntamiento pide que este año la verbena se celebre en un ámbito familiar. Por eso se prohíben verbenas en locales públicos. El concejal de Gobernación, Jordi Planell, ha indicado que «pondremos especial énfasis el control de aglomeraciones ya sea en locales privados como espacios públicos para hacer cumplir las medidas decretadas por el Estado«. Tampoco realizará ningún acto institucional que pueda conllevar concentración de personas.